Ortodoncia

OrtodonciaLa ortodoncia es una especialidad de la odontología que se encarga de la corrección de los dientes y huesos posicionados incorrectamente. Los dientes en mala posición y los que no muerden correctamente unos contra otro son difíciles de mantener limpios, corren riesgos de pérdida precoz debido a caries y enfermedades periodontales, y ocasionan una tensión extra sobre los músculos de la masticación que puede generar dolores de cabeza, dolores varios en cuello, hombros y espalda. Además, esta especialidad también se en carga del embellecimiento estético del paciente en lo que se refiere a la cavidad bucal. Los tratamientos ortodóncicos tienen la ventaja de proporcionarnos una boca sana, una sonrisa de aspecto agradable y dientes con mayores posibilidades de durar toda la vida.

El tratamiento a seguir se clasifica según diversos criterios de localización y/o objetivo.

Tratamiento según el objetivo

  • Tratamiento preventivo.
  • Tratamiento interceptivo.
  • Tratamiento correctivo.

Tratamiento según la localización:

  • Tratamiento ortodóncico convencional.
  • Tratamiento ortopédico.
  • Tratamiento funcional.

Una clasificación fácil de dividir los tipos de aparatos utilizados en la ortodoncia es: aquellos que son fijos o removibles (de quita y pon). Lo que hemos de tener claro es que cada aparato sirve para realizar una función concreta y lo que uno fijo podría conseguir, otro removible no sería capaz, o al contrario.

¿Cuándo se usa ortodoncia fija y cuándo removible?

Es preciso que sea el propio ortodoncista quien aconseje cual es el tipo de aparato más adecuado para cada caso. Depende del problema, de la edad, de la colaboración del paciente y de otros aspectos que el dentista tiene que tener presente.
Existen ocasiones en que puede ser necesario combinar ambas.

¿Qué ventajas y desventajas tiene cada una?

Una ventaja en ortodoncia fija es que no se necesita la colaboración del paciente, aspecto que en ocasiones es trascendental para el éxito del tratamiento. La removible precisa mayor cooperación, aunque como ventaja podríamos citar que en ciertas situaciones podríamos ir sin ella.

No hay ni una mejor ni una peor. Simplemente son diferentes aparatologías con diferentes indicaciones. El dentista sabrá en todo momento cual es mejor para cada caso.