Higiene bucal diaria

Higiene bucal

Lo ideal es cepillarse los dientes después de cada comida y, sobre todo, durante la noche. Mientras se duerme, las glándulas salivares producen menos saliva y los dientes están menos protegidos frente a los microbios. Un correcto cepillado incluye movimientos cortos y suaves, con especial atención a la línea de la encía, los dientes posteriores de difícil acceso y las zonas situadas alrededor de obturaciones, coronas y otras reparaciones.

Modo de cepillado

  • Limpiar las superficies externas de los dientes superiores e inferiores con movimientos verticales.
  • Limpiar las superficies internas de los dientes superiores e inferiores, con los mismos movimientos e inclinación del cepillo que en el paso anterior.
  • Cepillar las superficies de masticación de cada diente con movimientos cortos hacia atrás.
  • Frotar las muelas con movimientos circulares para despegar de los pliegues cualquier resto de alimento y bacteria.
  • Emplear hilo dental para eliminar cualquier resto que quede entre los dientes, donde no llega el cepillo.
  • Pasar el cepillo suavemente por la lengua ayuda a eliminar bacterias y mantener un aliento más fresco.